FRASES DE AMOR.


Alma de la calle.

El romanticismo no necesita mucha sabiduría más bien sensibilidad, alma y frases de amor que surgen del corazón

Siempre he recordado con tristeza las horas muertas de mi niñez  en las que no logre aprender gramática, castellano ni otros idiomas. Las personas de la calle hemos desperdiciado el tiempo y hay mucho profesor que podría ayudarnos a recuperar el tiempo perdido en nuestra callejeadora. Es necesario que nos enseñe el significado de la palabra patria y que se conozca la lengua que se habla en la calle.

Hoy por fin veo el fruto de no pocos ratos robados al descanso de mi vida. He aquí el libro ciento once poesías para no morirse, con el he aprendido como si yo fuese una niña. Aprender claro me ha sido difícil, pero muchas personas me han ayudado y gracias a su apoyo estoy vinculada al difícil  oficio de las letras.

No tuve la fortuna de estudiar en un prestigioso colegio por esta razón pienso que mis años anteriores fueron perdidos. Hoy  he empezado a aprender el lenguaje y la literatura.

Lo esencial en mi aprendizaje ha sido el bregar por leer y consultar los libros de lecturas en prosa y verso. Quisiera además leer  historias del mundo para entender más los escritos que consulta la gente en las bibliotecas. Necesito aprender sobre el lenguaje, para hacer buen uso del castellano y la literatura   ¿quien ha de enseñar este buen uso? tu, libro. Que nos brindas sabiduría y entendimiento a pesar de no haber contado yo en la infancia con la enseñanza indispensable ¿será necesario escoger los libros con sumo cuidado? Claro que si. Soy una alumna de muchos espacios: El ministerio de cultura, el instituto distrital de cultura y turismo, la casa de poesía Sillva, la biblioteca Luis Angel Arango; instituciones que me han dado la mano para superar los muchos errores que cometo a diario.

Doy gracias a la colaboración que estas entidades me han prestado en mi aprendizaje, eso es lo que siempre he querido y soñado. Agradezco también a mi antigua profesora, Margarita Aristisabal, a quien recuerdo con cariño. De esto esta lleno este libro y mi pensamiento.

He leído con atención, en especial, a Rafael Pombo, Jorge Isaacs, José Eustacio  Rivera, Julio Florez, Felix Restrepo Megia, Tomas Carrasquilla, Diana Chavian, Miguel De Cervantes Saavedra, Laura Restrepo y otros.

Este libro es una gran expresión de la ciudad, en el se habla de cualquier barrio, por alto o bajo que sea.

No entiendo las religiones, se a perdido el patriotismo y el amor a los padres se lo están llevando las nubes en locos recuerdos y pequeños desengaños. La caridad se acabo, lo digo por que desde pequeña veo viejos durmiendo en las calles, y a muy pocas personas les importa el cumplimiento del deber por que trabajan por horarios. Los buenos sentimientos rodaron, no se por cual abismo. Creo y veo que la juventud ya no estudia como lo hizo el maestro Rafael Pombo y otros escritores de nuestra lengua. He procurado aprender a pesar de lo lenta que soy, bajo las formas de arte que invento. De este modo, espero a obtener educación y formar en mis sentimientos cada vez más bellos.

De los libros espero conocimiento y sabiduría, para poder manejar y abordar mejor mis escritos de narraciones sencillas sobre mi experiencia en la calle

Alma de la calle.

Por: María Amparo Amaya Alarcón.

Poetiza. Colombiana.

Ministerio de cultura.

Both comments and trackbacks are currently closed.